Lo que nos ata, nos mata

Réquiem for F of Freedom

 

Nos aferramos.

Nos atamos al pasado, a nuestros ideales de futuro, a un trabajo.

Nos atamos a una mascota, a la familia, a amigos y a otras personas.

Nos atamos a los que alguna vez formaron parte de ese volcán sanguinario que es el corazón, o a ese primer amor cuyo recuerdo acaba de reflejarse en esa mirada.

Nos atamos a un continente, a una cultura, a un país o a una ciudad.

Nos atamos a un tipo de alimentación, a los prejuicios, una ideología o a un tipo de creencia religiosa.

Nos atamos a las costumbres, a nuestras preferencias, a los rincones o a esas manías que no revelamos a los demás.

Nos atamos a las esperanza que “ellos” depositan en nosotros y a sus expectativas, que no dejan de ser espejismos e ilusiones frágiles que nos van desviando de nuestro camino si no somos capaces de poner punto final a esa mutación de nuestro verdadero yo.

Nos atamos a la imagen de nosotros mismos, virtudes y defectos, que se va forjando con el paso del tiempo y que el orgullo no nos permite disolver con tanta ligereza como querríamos.

Nos aferramos.

Nos atamos a la vida con todas nuestras fuerzas, pero… a veces atarse tanto hace daño, ¿no es verdad?

La meridiana.

Anuncios

3 comments

  1. Cuánta razón tienes. Pero atarse es necesario. Lo malo es no saber desatarse y convertirse en un mendigo errante. Como los santones de la India. El proceso es más o menos este: primero aprendo a atarme, me ato, me desato, camino sin ataduras.

  2. Así es. Aunque a veces es mejor ser un mendigo errante que un mendigo sedentario que se cree acaudalado. Claro que la dependencia emocional y material a veces nos lo pone un poco difícil. La dificultad de ese proceso varía de una personalidad a otra. En mi caso, me ha servido de ayuda “Una mochila para el universo” de Elsa Punset.

    1. Anoto el libro de Elsa Punset. Estoy leyendo ahora, sobre este tema de la errancia y las ataduras, “Marcher, une philosophie” de Frédéric Gros, en Flammarion, donde habla de grandes andarines. Yo también lo soy pero en proporciones más modestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s