Desvaríos de una miope optimista

Si alguna vez os habéis preguntado cómo es la vida tras un cristal o algo parecido, podéis preguntárselo al pez del acuario de vuestro dentista o a alguien como yo. A decir verdad, algunas veces agradezco a mis seis dioptrías que no me sirvan “en blanco y en botella” los perfiles nítidos de las formas que me rodean. De algún modo me enriquezco con ese momento entre el sueño y la vigilia. Como si al despertar, todo lo que me rodeara fuese cobrando firmeza y realidad paulatinamente y la percepción de las figuras recubiertas de halo estuviese en mis manos. En una ocasión leí un libro que sugería que los miopes lo imaginamos todo más grande de lo que es. Por lo cual, a pesar de lo que los estudios científicos revelen, siempre he preferido pensar que el miope es el propio causante de su minusvalía visual por esta misma razón: por ser un optimista desprevenido.

38 borrosa - Foto encontrada al azar por internet

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s